sábado, 16 de abril de 2011

Historia del Antiguo Egipto - El Ojo de Horus - Osiris


Historia del Antiguo Egipto - El Ojo de Horus - Osiris


Basada en la investigación del Egiptólogo y matemático R.A. Schwaller de Lubicz, sobre los estudios del antiguo Egipto y sus logros, creencias, cultura y misterios.
La historia de una cerrada organización sacerdotal, la Escuela de Misterios de "El Ojo de Horus", que dirigió los destinos del pueblo Egipcio, durante miles de años.
Su objetivo fue elevar el nivel de consciencia de su pueblo y guardar la información de sabiduría acumulada durante miles de años.

___2da Parte___ Osiris "Señor de la Reencarnación"


:::::: Mito de Osiris :::::::

La revelación Egipcia establece que cada espíritu tiene un proceso de perfeccionamiento durante un ciclo cósmico, un giro del sistema solar alrededor del sol central, durante ese periodo de tiempo, 25.920 años, el planeta tierra pasa por cada una de las doce constelaciones, de las estrellas que forman los doce signos zodiacales en la bóveda celeste.


Esto sucede para que el espíritu reciba las distintas energías, las distintas fuerzas de las estrellas durante doce eras de 2.160 años, doce ciclos que produce distintos procesos y estados.
El Sol central de la Galaxia. A su alrededor gira nuestro Sol y otras estrellas. Podeis ver la imagen de nuestro Sol con el nombre de Ors en la parte superior de la imagen.


El ciclo cósmico consiste en un giro de nuestro Sol alrededor del Sol central de la galaxia. El periodo en que nuestro Sol tarda en girar alrededor de Alcion es de 25.920 años. Durante ese periodo de 25.920 años, el planeta pasa por las 12 constelaciones de las estrellas que forman los 12 signos del zodíaco en la bóveda celeste.

El tiempo que tarda el Sol en recorrer un signo del zodíaco es de 2160 años. Cada uno de estos ciclos produce distintos estados y procesos.

Así, en la imagen siguiente podemos situar 3 hechos: el diluvio universal, el nacimiento de Cristo y la entrada a la era de Acuario.
Mientras sucede ese giro, el espíritu reencarna unas 700 veces en distintos cuerpos, lugares, tiempos, circunstancias, condiciones y personalidades, en esas vidas asciende del primero al séptimo nivel de conciencia.
En cada vida aprende algo distinto, cada vez nace de distintas maneras por las fuerzas que irradian las estrellas. Revelar este proceso de perfeccionamiento, de reencarnaciones. Los sabios egipcios crearon el mito de Osiris, una historia con dos fuerzas opuestas, que se manifiesta en la mente de un universo polarizado, para permitir la evolución, la mente del hombre influida por la tensión de estas dos fuerzas opuestas fundamentales, deciden comportamientos y acciones que produce resultados que es con lo que se aprende.
El sufrimiento permite entender la felicidad, la angustia permite entender la paz.

Los egipcios explicaban esto con el mito de Osiris. Según ellos la mente y el universo están polarizados (tienen opuestos), representaos en dos personajes fundamentales. Dichos personajes influyen en la mente del hombre, como luz y oscuridad, haciendo que actúe de una forma u otra, y obteniendo un aprendizaje.
El mito tiene cuatro personajes fantásticos, cuatro hermanos que se empareja de manera natural y al hacerlo representan las dos fuerzas opuestas, la luz y la oscuridad.

Osiris e Isis representan la fuerza de la luz, que impulsa al hombre hacia lo espiritual, hacia la armonia y de avanzar para perfeccionar la conciencia, son el motor de la reencarnaciones.

Seth y Nephtys, simboliza la fuerza de la oscuridad, que impulsa al hombre hacia lo material, hacia los placeres sensoriales, hacia la vencida de la conciencia, hacia la movilidad de la ignorancia.
Osiris es la fuerza activa masculina, la voluntad que se basa en las certezas adquiridas, la información verificada a usar acciones que produce la armonía, paz y felicidad.

Osiris se nos presenta con varios símbolos:
- Los vendajes: representa al espíritu que se envuelve en un cuerpo.
- La corona blanca representa la consciencia en formación, sobre su mente.
- Las dos plumas que rodean la corona simbolizan las dos fuerzas polares del universo, y que representan la dualidad contradictoria. El hombre debe comparar entre ellas para comprender cual es la verdad.
- El gancho que lleva en la mano izquierda representa el bastón del pastor, que guía al rebaño humano en el camino de las transformaciones y los ciclos
- En la mano derecha lleva el instrumento que separa las buenas espigas de las malas.

Seth representa el peso de la animalidad original, que retrasa la espiritualización de la materia, es la voluntad dirigida hacia la obtención egoísta del placer, aun a costa de producir caos y sufrimiento en los demás, el instinto que domina.

El enfrentamiento de estas dos fuerzas activas y masculinas es secundado por la parte pasiva y femenina de sus parejas naturales.

Isis, esta en el mundo interior las emociones superiores, las intuiciones, recibe la inspiración y produce las ideas, la busqueda y adoracion de Dios, el éxtasis.

Nephthys, recibe las sensaciones y los deseos generados por el cuerpo, gestas y análisis elemental perceptivo del mundo exterior a través de los sentidos.
El templo dedicado a Osiris está en Abydos. Consta de siete santuarios interiores. Que son el corazón del templo, explica la fase del génesis, la aparición del pensamiento del hombre y principios divinos, las fuerzas que impulsan su proceso de perfeccionamiento.

El primer santuario esta dedicado a Thot y al nacimiento del faraón Seti I, que representa en el templo el nacimiento de la conciencia del hombre en el universo.

La primera escena simbólica, es de un sumo sacerdote de la escuela de Horus cubierto con una piel de jaguar, que simboliza la fuerza de la animalidad originalidad ayuda al nacimiento del faraon Seti I, nace la conciencia que puede participar en la evolución del universo.

En el templo podemos observar la figura de Toth, con cabeza de ibis, símbolo del verbo divino, que da vida a todo lo que existe (otro día hablaremos del a importancia de la palabra en la creación en diferents cultos). Toth representa al único Dios, que al dar un nombre, crea. Al ser el responsable de la palabra, es el responsable del lenguaje y de la escritura. El lleva el libro del destino, donde anota las transformaciones de cada espíritu, los nombres y formas, las distintas personalidades en las cadenas de reencarnaciones que lo llevan a la inmortalidad.

Cada espíritu recibe un cuerpo para experimentar en la vida, un nombre, que en este caso es Seti I, una personalidad temporal como faraón, determinada por el ciclo y las circunstancias, donde cumplira su destino temporal de aprendizaje.

Lleva en su mano el libro del destino. En este libro anota las acciones de cada espíritu, sus transformaciones, sus nombres y formas, las diferentes personalidades adquiridas en la cadena de reencarnaciones (de aquí la conexión con los registros akáshicos) para llegar finalmente a la inmortalidad.

Toth escribe en su libro el nombre (vibración de la palabra divina que dará origen al cuerpo) del espíritu dentro de un lazo, el cartucho egipcio. Cada vuelta del lazo está anudada en su base, y representa cada una de las vidas temporales del espíritu.
En su función de escriba de los cielos, Toth archiva en el libro del destino la lección que el espíritu encarnado debe aprender en esa encarnación. También registra, en el momento de su muerte, los logros que dicho espíritu haya obtenido.
Thot al ser el responsable de la palabra, es el inventor del lenguaje, de la escritura, del intelecto que almacena, compara y analiza.

Al lado de Toth, está Seshat, la señora de los libros (fijaos que todo tiene su parte masculina y femenina) con una corona de siete pétalos, que simboliza los 7 niveles de evolución del hombre.

Del mito de Osiris también destacamos el Juicio de los Muertos. El espíritu desencarnado llega al Duat, y se encuentra con las fuerzas que lo crearon. Repasa su vida, evalua sus actos. Manifiesta lo que comprendió en esa existencia sobre el universo. Anubis, con cabeza de chacal, guía en el mundo inmaterial al espíritu del muerto. Lo podeis ver en la imagen, en el margen inferior izquierdo. El paralelismo le viene de que en el antiguo Egipto, cuando se perdía la gente en el desierto, seguían las huellas del os chacales para encontrar el camino de vuelta. De ahí le viene la asimilación de guía.

Otro símbolo importante que aparece en esta imagen es el corazón del muerto. En la segunda imagen inferior, Anubis coloca el corazón del desencarnado en la balanza doble de Maat, la diosa de la verdad y la justicia. Como contrapeso, una pluma: la pluma de la verdad.

Toth está a la derecha exterior de la balanza, anotando el resultado, anotando las valoraciones de las acciones del espíritu. Toth escribe el libro del destino, sus registros akáshicos, las transformaciones del espíritu en su proceso evolutivo: el nombre que tuvo, la forma que adoptó, lo que experimento y los resultados obtenidos.
La figura que observa en el lado derecho interior de la balanza, con forma de diferentes animales, nos representa las diferentes vidas del espíritu, las diferentes formas en que se encarnó, en sus momentos de animalidad original (el lado animal, instintivo del ser humano,la fuerza de las sensaciones, del deseo, de los instintos, de Seth)

Toth asignará al espíritu un nuevo destino y una nueva vida que vivir. Esto se repetirá en las diferentes encarnaciones, hasta que todo lo aprenda. 
Horus es el que le acompaña a la salida. Horus tiene cabeza de halcón. 
Le indica que entre al santuario de su nuevo cuerpo, donde les espera Osiris, Isis i Nepthis, conexions con las sensaciones y emociones del cuerpo que acompañarán a la nueva vida en que nazca. 
Todo un proceso de mitos y leyendas van en torno a las enseñanzas de la reencarnación para los egipcios, la idea mas clara para la mente de representar el ciclo de perfeccionamiento del ser.




Fuentes
http://losmonosgraficosdeisis.blogspot.com/2010/12/registros-akashicos-2.html
http://www.youtube.com/watch?v=cQ2nHeAErkA&feature=BFa&list=PL68F1CD9BB336B5D3&index=9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada